Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

¿Qué se nos viene a la cabeza cuando hablamos del coche más seguro del mundo? Posiblemente pensamos en el anodino vehículo familiar de una madre  que solo busca la protección de su bebé. O quizás en el pequeño (y lento) utilitario que un padre querría para su hijo novato. O, en última instancia, en la berlina con forma de tanque de un alto cargo político.

Ninguna de estas cosas son malas, todo lo contrario. Pero tantos años de publicidad y cine americano nos han hecho creer que para pasarlo bien en un coche tenemos que quemar rueda, derrapar sonoramente y ladearnos como un barco. Y que, por tanto, para ir en un coche seguro tenemos que prescindir de cualquier atisbo de emoción al volante.


El nuevo híbrido de Volvo combina un motor eléctrico con uno de combustión con tecnología Drive-e, ofreciendo máxima potencia y mínimo consumo. Explora las características del XC40 con motor T5 Twin Engine y elige el que más vaya con tu estilo

En este artículo, vamos a desmontar algunos mitos y tópicos sobre los coches más seguros y sus funciones. Y, para ello, tomaremos como ejemplo el Volvo XC40, un vehículo que, además de sus muchos premios (European Car of the Year y Women´s World Car Of The Year en 2018), obtuvo la máxima certificación de seguridad en los test de Euro NCAP.

Diseño rotundo sí, pero también deportivo

Antiguamente, el rasgo característico del “coche seguro” era la forma de su carrocería. Debía tener líneas muy cuadradas para encajar de frente cualquier impacto y un perfil muy bajo para dar sensación de estabilidad. También tenía que prescindir de cualquier rasgo de deportividad en pos de una imagen más rotunda y blindada.

Hoy en día, esto ha cambiado y contamos con vehículos como el Volvo XC40. Su estructura está basada en la plataforma CMA, más compacta y dinámica, y cuenta con un diseño más juvenil. Pero si aun así nos parece algo serio, con el acabado R-Design podemos terminar por sacar toda la deportividad que lleva dentro: inserciones en aluminio, llantas con corte de diamante, pedalera deportiva, doble salida de escape, levas en el volante…

Hay vida más allá del blanco y negro

Dicen los estudios que nuestro “coche seguro” debe ser gris/plata (solo sufren el 12 % de los accidentes) o blanco, porque reflejan mejor la luz y son más visibles por el resto de conductores. ¿Tenemos que renunciar entonces a colores más vivos?

En absoluto, nuestro Volvo XC40 presenta una gama de colores con nombres tan seductores como el Bursting Blue o Fusion Red. E incluso podemos optar por una carrocería bicolor combinando cualquier tonalidad con techos y retrovisores en Ice White o Black Stone.

Iluminación LED, más eficiente y también más estilosa

La llegada de la tecnología LED ha terminado por revolucionar la iluminación en los vehículos. Los faros no solo son ahora más eficientes y duraderos, sino que también nos aportan más seguridad por la noche. Sistemas inteligentes como los faros Full LED que incorpora el Volvo XC40 con el pack Light nos iluminan las curvas cuando giramos el volante, evitan los deslumbramientos a los vehículos de delante y se atenúan cuando entramos en poblado.

Pero la tecnología LED no solo consiste en mayor seguridad. Nos permite contar con ópticas más finas, casi lineales, con las que los diseñadores pueden dibujar formas realmente agresivas. ¿O a quién no le gustaría dejarse ver con unos faros “Martillo de Thor” o unos pilotos traseros en forma de boomerang?

Casi como un descapotable, pero más seguro

Un “coche seguro” debe ser, ante todo, una fortaleza inexpugnable que no se arrugue ante el más violento de los impactos. A priori, concesiones como un amplio techo solar que deja abierto un hueco con un cristal sobre nuestras cabezas, parece incompatible con un vehículo de máxima seguridad.

Sin embargo, podemos escoger nuestro Volvo XC40 con techo solar panorámico, que nos permitirá disfrutar del aire y la vista exterior casi como si fuéramos en un descapotable. La luz que entra en el interior multiplica la sensación de amplitud, pero si el sol aprieta mucho, siempre podemos accionar el parasol eléctrico de tejido microperforado.

Asistentes a la conducción, para estar pendientes de lo que realmente importa

Con el paso de los años, nuestro “coche seguro” ha ido incorporando asistentes a la conducción, conocidos como ADAS, destinados a ayudarnos a evitar los errores humanos. Estamos hablando de sistemas como el control de crucero adaptativo, la frenada automática o el detector de salida de carril, por citar solo algunas funciones que incluye el Volvo XC40.

Algunos puristas anclados en el pasado critican esta sensación de que “el coche conduzca por ti” más propia de la conducción autónoma. Sin embargo, estos sistemas nos ayudan a circular más relajados y confortables, incluso en viajes largos o pesados atascos donde es fácil dejarse llevar por el cansancio o la ira. Gozar de la conducción sin los inconvenientes del tráfico.

La tecnología es segura, pero también divertida

Todos estos sistemas de seguridad servirán para calmar al más preocupado y aprensivo de los conductores. Pero la tecnología no solo sirve para mantenernos confortables y seguros en nuestro coche. También está para disfrutarla y esbozar una sonrisa de asombro. Cualquier amante de los gadgets se querrá deleitar con las funciones multimedia, las opciones de conectividad con nuestro smartphone o la calidad del audio.

El sistema de infoentretenimiento del Volvo XC40, que se centra en una llamativa y práctica pantalla táctil de 9 pulgadas, nos permite escuchar la música de nuestro teléfono (también desde la app instalable de Spotify) e incluso ver películas por USB. Igualmente, si somos grandes melómanos, podemos optar por un sistema de sonido premium de Harman Kardon, con amplificador de 600 W y 14 altavoces perfectamente adaptados al habitáculo para crear una experiencia envolvente. Por supuesto, el control de las funciones por voz nos trasladará directamente al futuro.

Servicio de asistencia en carretera… y mucho más

Un “coche seguro” que se precie debe estar listo en cualquier circunstancia. Y eso también incluye un buen servicio de asistencia en carretera para cuando tenemos una avería o, peor aún, un accidente. Así surgió Volvo On Call, que como su propio nombre indica es un servicio con el que podremos ponernos en contacto con un operador de guardia para lo que necesitemos.

Pero claro, luego llegó el smartphone, el coche conectado y el Internet de las cosas (IoT, del inglés Internet of Things), y Volvo On Call multiplicó sus posibilidades. Cosas que hasta hace poco podrían parecer futuristas, ahora están disponibles desde cualquier lugar a través de nuestro móvil. Dar acceso remoto a algún familiar, encender el climatizador antes de llegar o conocer en todo momento la ubicación de nuestro coche si lo hemos prestado (o nos lo han robado) son solo algunas funciones de Volvo On Call, que por supuesto también están disponibles en el Volvo XC40.

Modos de conducción, más deportividad a nuestro alcance

Los modos de conducción son ya veteranos en el mundo de la automoción, permitiendo modificar ajustes de la dirección, suspensión o aceleración. Pero se han popularizado en los últimos años para conseguir consumos más bajos y disfrutar de una conducción más sosegada y tranquila.

No obstante, estos modos también nos sirven, gracias a dios, para exprimir las prestaciones de nuestro coche y sacar toda la deportividad de la que son capaces sus caballos.

El modo Dynamic que incluye el Volvo XC40 (Power en la versión híbrida enchufable) bien podría llamarse Sport, pues da mayor peso a la dirección, mejora el funcionamiento de la transmisión y aumenta la reactividad del acelerador. El resultado es realizar adelantamientos e incorporaciones con una solvencia que nos dibujará una amplia sonrisa en la cara.

Como vemos, nuestro “coche seguro” no tiene por qué hacernos sentir como el chófer de Miss Daisy o un prisionero de un coche patrulla. Con vehículos como el Volvo XC40 podemos alardear de coche deportivo y disfrutar de los trayectos sin renunciar a las máximas condiciones de seguridad.