Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Combatir las distracciones al volante se ha convertido en una auténtica cruzada en favor de la seguridad vial. La nueva era digital nos ha avanzado servicios inimaginables hace unas décadas, pero también han multiplicado los estímulos que nos rodean. Por eso, la capacidad de concentración se ha revalorizado hasta nuevos niveles que tienen que ver, incluso, con la supervivencia, si hablamos en términos de conducción.


Un diseño audaz y robusto que logra el equilibrio perfecto con la elegancia de su interior, detalles bonitos y la más avanzada tecnología. Elegido Mejor Coche del Mundo 2018, ¿te lo vas a perder?

La integración de todas las nuevas prestaciones que presenta el interior de un vehículo no pueden trabajar en detrimento de la seguridad. Fabricantes como Volvo son muy conscientes de este dilema y, por eso, conciben sus sistemas de infoentretenimiento partiendo de este principio y priorizando la protección. En esa misma línea, uno de sus grandes logros lo encontramos en su sistema de control de voz.

Estrechando la relación entre máquinas y humanos

El fabricante sueco lleva varios años realizando una apuesta firme por el control de voz en sus vehículos. Su liderazgo en este ámbito lo demuestra con lo conseguido en modelos como el Volvo XC60. La tecnología que presenta el todocamino destaca por un perfeccionamiento único de los sistemas de reconocimiento de voz en los vehículos.

En lo que a tecnología se refiere, no se trata de un ámbito baladí, sino de toda una disciplina relacionada con la consolidación de la inteligencia artificial. En general, se tiende a asociar esta en la automoción con la llegada de la conducción semi-autónoma y la conducción autónoma. Sin embargo, antes de que la industria alcance esa meta ya existen logros increíbles relacionados con la interacción entre máquinas y humanos.

La nueva generación de sistemas de reconocimiento del habla da fe de ello. Su desarrollo es paralelo al de la informática y los primeros trabajos en la materia se iniciaban en la segunda mitad del siglo XX. Desde entonces, el desafío mayúsculo ha consistido en extrapolar a estos sistemas toda la complejidad y las fuentes del lenguaje: acústica, fonética, fonológica, léxica, sintáctica, semántica y pragmática.

Cuatro funciones indispensables que podemos activar con nuestra voz

La carrera para que nuestro coche entienda lo que necesitamos a través del habla está en marcha e implica dos ventajas inigualables: la comodidad de activar un gran número de funciones hablando con nuestro vehículo y el aumento de la seguridad en carretera que esto conlleva. El control de voz del Volvo XC60 demuestra lo alcanzado con esta tecnología mediante la gestión por voz de cuatro funciones fundamentales.

1. El sistema de navegación. Utilizar el navegador del Volvo XC60 a través de la voz para que nos indique cómo alcanzar un destino resulta casi tan sencillo o más que hacerlo de forma manual.

2. El sistema de reproducción multimedia. Es posible gestionar el reproductor de multimedia del modelo. Entre otras funciones, se puede iniciar la reproducción de diferentes dispositivos, reproducir música o sintonizar una emisora de de radio.

3. Utilizar el teléfono. Podemos realizar diferentes funciones de nuestro smartphone sin ni siquiera torcarlo. Para ello, se ha de realizar una vinculación previa entre el vehículo y el teléfono, que suele ser por Bluetooth. Hecho esto, es posible activar la función con nuestra voz y realizar llamadas sin apartar la vista del volante.

4. Ajustar el climatizador. Se trata de otra de las causas principales por los que una de nuestras manos abandona el volante. Por eso, el Volvo XC60 permite gestionar diferentes funciones del climatizador, como el ajuste de la temperatura, a través del control de voz.

La importante batalla contra las distracciones

Uno de los grandes avances de Volvo, patente en el Volvo XC60, es la mejora del sistema de control de voz. Ahora, es posible activar las 4 funciones mencionadas, junto a otras tantas, utilizando un lenguaje natural, sin necesidad de memorizar instrucciones o comandos concretos. Lejos de tener que seguir un itinerario de palabras específicas, podemos comunicarnos con el vehículo de forma más sencilla.

Esto conlleva una mejora considerable en la seguridad al volante. Aunque no lo parezca, simplifica el trabajo que ha de realizar nuestro cerebro a la hora de conducir. No deja de ser una cuestión importante debido a las numerosas tareas que nuestra mente asume cuando estamos detrás del volante. De este modo, se alivia la carga de trabajo que existe sobre nuestra capacidad de atención dividida.

Las distracciones causan uno de cada tres accidentes mortales

Esta capacidad se relaciona con la denominada multitarea. El sencillo acto de conducir implica para quien lo realiza numerosas funciones, de ahí que, al añadir algunas que no tienen que ver con la conducción (como consultar un mensaje en el teléfono móvil), aparezcan riesgos con consecuencias fatales.

Es el factor de riesgo que más está creciendo en las carreteras europeas (y en otros tantos puntos del globo), por encima de los excesos de velocidad y el consumo de alcohol. En el año 2017 las distracciones al volante fueron en España el principal motivo por el que se produjeron accidentes con víctimas mortales. Hasta el 33% de los mismos tuvieron esa causa en común, por delante de la velocidad (29%) y el alcohol (26%).

Las autoridades combaten esta peligrosa tendencia realizando un control más férreo sobre las conducción e, incluso, afrontando reformas legales. Por su parte, fabricantes como Volvo aportan soluciones de seguridad tan valiosas y útiles como el control de voz del Volvo XC60. El modelo incorpora, además, otros dispositivos como la pantalla opcional que proyecta información en el parabrisas. Así, es posible comprobar las instrucciones de navegación o indicaciones de velocidad sin perder la concentración en la carretera y en lo que sucede alrededor del vehículo.