Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Es verano, época de coger el coche y conducir hasta algún destino vacacional para disfrutar de unos días de merecido descanso. Pero ojo, porque si bien nos pasamos todo el año esperando el momento de salir de viaje, el trayecto se nos puede hacer bastante pesado. Permanecer en una postura fija durante horas, prestando atención constante al tráfico denso, lidiando con el calor propio de estos meses… puede volverse muy fatigoso si no contamos con un vehículo cómodo.


Disfruta de la tecnología de un motor eléctrico y la potencia de un motor de gasolina turboalimentado allí a donde vayas. El Volvo XC60 T8 Twin Engine te ofrece lo mejor de ambos mundos. Solo tienes que elegir el que mejor se adapte a tu estilo.

Y no es solo cuestión de comodidad, sino también de seguridad vial, pues la falta de confort puede incrementar nuestro cansancio y aumentar las posibilidades de tener un despiste al volante. En el siguiente artículo, vamos a repasar algunos factores que pueden influir en el confort de nuestro trayecto y qué puede hacer nuestro automóvil respecto a ello. En esta ocasión, tomaremos como ejemplo el Volvo XC60, un SUV ideal para realizar largos trayectos con toda la familia y su respectivo equipaje.

Adaptar nuestra conducción a las características de nuestro coche. O a la inversa

Seamos sinceros, si nuestro coche tiene la dirección muy sensible, puede resultar extenuante pasarse todo el viaje sujetando el volante con firmeza para que no se nos vaya. Y si queremos ir por carreteras secundarias, puede ser exasperante tener las marchas muy largas. La relación con nuestro vehículo debe ser la de una pareja a la que se acepta tal y como es, con sus virtudes y sus defectos.

O podemos pedirle que se adapte a nuestras necesidades y gustos de cada momento. Actualmente, gran parte del nivel del confort de un vehículo pasa por poder personalizar la experiencia al volante, con la posibilidad de adaptar todo tipo de reglajes. El Volvo XC60 cuentan con cinco modos de conducción que ajustan los sistemas de transmisión, dirección, frenos, control de estabilidad y otros tantos. Cuatro tipo de configuraciones diferentes y uno totalmente personalizable para adaptar las características de nuestro coche en tiempo real.

Sentir el asfalto de la carretera. Literalmente

Como sabemos, uno de los elementos que más confort aportan a la experiencia al volante es la suspensión. Es la que absorbe las infinitas perturbaciones que le llegan a nuestro vehículo a través de los neumáticos y, por tanto, nos evita innumerables molestias e incluso dolencias. Pero siempre ha supuesto un dilema para los fabricantes, pues el equilibrio entre confort y sensación de control depende del gusto de cada tipo de conductor. Al final, los fabricantes optan por una amortiguación más o menos blanda en función del modelo del vehículo. Pero en un segmento como el SUV, donde la versatilidad es seña de identidad, contar con un único reglaje no tiene sentido.

La solución pasa por los sistemas de suspensión y amortiguación adaptativos, como el que utiliza el Volvo XC60. Con este todocaminos podemos integrar un sistema de suspensión neumática opcional con el que ajustar el tarado en todo momento. Y optar así por un mayor confort o, por contra, por un mayor control sobre la carretera.

Estar pendiente en todo momento de la carretera. Y del tráfico. Y de las señales. Y…

Es cierto que, con el paso de los años, conducir se convierte en una actividad que hacemos por inercia, casi sin darnos cuenta, sobre todo si es un trayecto habitual como ir al trabajo o al supermercado. En cambio, cuando salimos de viaje nos enfrentamos a un trayecto considerablemente más largo, con frecuencia por una ruta desconocida y donde posiblemente nos encontremos con retenciones, controles policiales, tramos en obras… Todo ello nos exige un nivel de atención y alerta que, a la larga, acaba por fatigarnos e incluso estresarnos.

Por suerte para todos, los vehículos actuales pueden incorporar diversos sistemas tecnológicos que pueden suponer un auténtico respiro para nuestro cerebro. En el caso del Volvo XC60, podemos poner tres ejemplos: Pilot Assist, ideal con tráfico denso, que regula nuestra velocidad en función del tráfico y la distancia con los otros vehículos. El sistema de Atenuación de Salidas, que detecta si estamos a punto de salirnos del carril involuntariamente. O el Asistente de Aparcamiento, que agradeceremos cuando lleguemos a nuestro destino y aparcar nuestro coche se nos haga un mundo.

¿Conducir de noche? La iluminación lo es todo

No son pocos los conductores que no tienen problema por conducir de noche y prefieren viajar durante las horas nocturnas por las ventajas que supone: encontrarnos menos tráfico en la carretera y mejor temperatura, llegamos temprano a nuestro destino… En este caso, la iluminación de nuestro vehículo condiciona mucho nuestra experiencia. Poder ver bien en las curvas más cerradas o estar pendientes de no deslumbrar a quien nos crucemos en la vía son algunas cosas a las que tendremos que estar atentos en todo momento.

La llegada del LED a nuestros coches ha supuesto una revolución en la historia de la automoción. Esta tecnología de iluminación ha permitido el desarrollo de sistemas que hasta hace poco nos podrían parecer de ciencia ficción. Por ejemplo, el sistema Active High Beam que incorpora el Volvo XC60 adapta la iluminación en tiempo real en función de las condiciones de la carretera. Si giramos el volante, la luz se adapta para iluminarnos mejor la curva. Si detecta que tenemos un vehículo delante (en nuestro carril o en el contrario), apaga una sección de los LEDs para no deslumbrar al otro conductor. O si entramos en una población o tramo iluminado, ajusta la intensidad de la luz.

Sentirse a gusto en el interior del vehículo

Los más mayores podemos recordar los viajes con nuestra familia cuando éramos niños, en coches realmente estrechos donde íbamos poco menos que “como sardinas en lata”. El problema realmente no eran las dimensiones del vehículo, sino que su espacio interior estaba muy mal aprovechado. El objetivo de los fabricantes era primero encajar todos los elementos necesarios y, luego, acomodar a los pasajeros. Actualmente el proceso de algunos fabricantes, como Volvo, es a la inversa: diseñar el habitáculo pensando en el confort de los ocupantes.

Se trata, por un lado, de optimizar el espacio interior manteniendo las dimensiones totales del vehículo. Para el Volvo XC60 se han diseñado los asientos para aprovechar al máximo el espacio para las piernas, mientras se garantizan 505 litros de capacidad en el maletero (1.432 l si se pliegan los asientos). Pero también se trata de ofrecer un diseño funcional y práctico, que permita tener todos nuestros objetos ordenados y a la vez accesibles. Cosas como compartimentos específicos para las gafas o bebidas, o detalles como el soporte para el móvil o ganchos para sujetar las bolsas hacen que podamos conducir con menos distracciones.

Pasar mucho calor. O mucho frío

Mantener una temperatura adecuada en el coche es importante no solo por nuestra comodidad, sino también por seguridad. Pasar calor al volante puede afectar a nuestra capacidad de atención y hacernos cometer algún error. Por eso, los climatizadores se han vuelto cada vez más importantes, y cada vez más sofisticados.

En este sentido, Volvo ha querido cubrir todas las necesidades que nos puedan surgir al respecto. Podemos activar el climatizador por control remoto desde nuestro móvil con la aplicación de Volvo on Call para que, cuando lleguemos al coche, lo tengamos bien fresco. Y una vez dentro, podemos regularlo por zonas para que no nos puedan decir eso de “bájalo, que tengo frío” o “dale más fuerza, que aquí no llega”.

Como vemos, no son pocos los aspectos que pueden influir en nuestro confort al volante. La tecnología nos ha ayudado mucho al respecto, como podemos ver con las innovaciones que nos presenta Volvo. Pero, en ocasiones, también puede ser cuestión de cosas más sencillas. Contar con tapicerías perforadas que mejoran la ventilación, como las que monta el fabricante sueco, o con un techo solar que se pueda abrir, como el que incorpora el XC60, pueden bastar para mejorar considerablemente nuestro viaje.