Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Sabemos que gran parte del confort al volante nos lo garantiza la suspensión de nuestro vehículo. Sin embargo, siempre hemos tenido que jugar con los diferentes tarados y renunciar a parte del confort por control, y a la inversa. Los avances tecnológicos nos han traído soluciones que nos permiten ajustar los distintos aspectos de la suspensión, como las que aporta el Nuevo Volvo S60, que incorpora varios modos de conducción con los que ajustar, entre otras cosas, la suspensión de nuestro vehículo.

Características:

El sedán deportivo que reescribe la historia de la conducción. Elegante, dinámico y conectado, para garantizarte una experiencia única al volante. Descubre todas sus posibilidades y niveles de acabado disponibles.

Este modelo se ha construido sobre SPA, la plataforma modular escalable de Volvo. Es la misma que utilizan el resto de modelos de la serie 60 y 90, aunque cada uno cuenta con peculiaridades propias. El S60 dispone de una renovada configuración de chasis, una nueva dirección asistida variable y una selección específica de modos de conducción.

Suspensión que garantice confort y control

La suspensión de nuestro vehículo es la que vela por nuestra comodidad al volante. Lo consigue en buena parte absorbiendo las perturbaciones del firme irregular de la vía y las inercias propias del peso de la carrocería. Sin embargo, una suspensión que absorba mucho será demasiado blanda, y hará que el vehículo se balancee demasiado o que los neumáticos pierdan el contacto con el asfalto. Los fabricantes siempre han tenido que buscar el equilibrio entre confort y control, lo que ha dado lugar a muy diversas soluciones, cada vez más sofisticadas.

La suspensión del S60 ha sido diseñada para aumentar la seguridad y mejorar la respuesta del vehículo ante nuestras maniobras. Para garantizar este equilibrio entre confort y controlVolvo ha optado por un lado por una suspensión frontal de doble horquilla, y por el otro por una suspensión trasera integral.

La suspensión de doble horquilla permite un mayor control sobre el ángulo de la rueda, que traza el grado de inclinación de la misma hacia dentro o afuera, manteniendo la llanta perpendicular al suelo; además, se consigue minimizar el balanceo del conjunto ante giros bruscos, con lo que se logra una dirección más estable. En el caso del Volvo S60, la doble horquilla realizada en aluminio afina esa capacidad de respuesta y consigue transmitir esa sensación de estar conectado con la carretera.

Atrás encontramos la innovadora suspensión trasera de Volvo con articulación integral. También contribuye a ofrecer esa sensación de manejo preciso y agilidad en la conducción; en parte lo consigue gracias a mantener un peso mínimo, con el uso de materiales ligeros pero resistentes en todo el sistema.

Amortiguación que se adapta a nuestra forma de conducir

La clave final se encuentra en los amortiguadores, con las ventajas e inconvenientes que conlleva una amortiguación más blanda o más dura. Los fabricantes son conscientes de ello, y también saben qué tipo de tarado conviene más en cada caso. El problema siempre ha radicado en que cada carretera es diferente de las demás, y cada conductor tiene su forma de conducir.

Este dilema llevó a desarrollar sistemas de suspensión y amortiguación adaptativos, que permitían grosso modo realizar determinados ajustes para adaptarse a las circunstancias de la vía y la forma de conducir de cada uno. Volvo ha resuelto este asunto en el S60 con el Chasis Activo con tecnología Four-C, un sistema de amortiguación controlado electrónicamente que asegura realizar esos ajustes de forma constante mientras conducimos.

El Chasis Activo Four-C hace uso del sistema de suspensión semiactivade Volvo, con amortiguadores Monroe-Öhlins controlados continuamente. Todo el sistema interactúa de forma dinámica con el motor, la dirección, los frenos… y evalúa de forma constante el estado de la carretera y nuestro propio estilo de conducción de cada momento. De esta forma, permite adaptar todo el conjunto para garantizar ese equilibrio entre confort y control del que hablábamos.

Una forma de conducción para cada momento

Entonces, ¿se encarga el sistema de suspensión adaptativa de elegir qué suspensión es la más adecuada para nosotros? En parte sí, pero sin perder la posibilidad de elegir en todo momento cómo queremos conducir; desde circular plácidamente hasta disfrutar de una conducción más deportiva. Por eso se crearon los modos de conducción.

Pulsando un solo botón del Nuevo Volvo S60podemos cambiar la experiencia de conducción, de una de máximo confort al volante a otra más activa y deportiva. Sus modos de conducción actúan sobre la respuesta del motor, la caja de cambios, la dirección, los frenos y el sistema de control de estabilidad; además, el Chasis Activo Four-C realiza cambios en la suspensión, para que el vehículo se comporte como queramos en cada momento.

Los modos de conducción que incluye Volvo en el S60 son el Eco, para circular con un consumo más eficiente; el Confort, que maximiza la comodidad del conductor y los ocupantes; el Dynamic, para exprimir al máximo las prestaciones deportivas; y el AWD en el caso de los híbridos enchufables. Pero lo mejor es que encontramos también con un modo Individual donde podremos crear nuestras propias combinaciones de ajustes.

El dilema del tarado de la suspensión está cada vez más superado, con innovaciones técnicas que permiten a nuestro vehículo adaptarse a las circunstancia. Y gracias a ello también, cada vez es más fácil ajustar los reglajes de nuestro vehículo a nuestro gusto, en cualquier momento de nuestro trayecto.