Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Hace años, bastaba con echarle un vistazo a un vehículo por fuera para hacerse una idea bastante exacta de su capacidad de carga y su habitabilidad. Con solo conocer el segmento al que pertenecía, podíamos saber más o menos cuántas maletas, enseres y pasajeros podrían caber en un automóvil. Ni siquiera hacía falta verlo. Hoy, es imprescindible meterse dentro para hacerse una idea de su capacidad. Ya no nos podemos fiar del tamaño exterior para calcularla. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con el Volvo XC40, que consigue multiplicar su espacio combinando tecnología y diseño inteligente. 

Características:

El compacto SUV urbano que es grande en innovación. Con un diseño expresivo, un almacenamiento ingenioso y una tecnología inteligente. Disponible en una versión híbrida enchufable, para una conducción más sostenible.

El conductor en el centro

El secreto por el que cada vez viajamos más cómodos y con más cosas a bordo de los coches nuevos está en su diseño. Conductor y pasajeros se ponen siempre en el centro. Sus hábitos se estudian al milímetro para decidir cómo va a ser el interior del coche. No es para menos: pasamos mucho tiempo dentro de él y la experiencia debe ser la mejor posible.

Maximizar el espacio disponible en el interior del coche para ganar en comodidad sin tener que cambiar de segmento es una de las tendencias más importantes en el diseño de vehículos de los últimos tiempos. Adaptar el habitáculo para que se convierta en un asistente más del conductor es lo que diferencia un automóvil práctico, habitable y usable de otro que no lo es.

Todo esto requiere un esfuerzo importante por parte de los equipos de diseño. En el caso del Volvo XC40, se inspiraron en la vida de las ciudades. En ellas, utilizar el espacio de manera inteligente es cada vez más importante. Esta fue la premisa que se trasladó al interior del vehículo. El resultado: todo tipo de detalles que multiplican el espacio disponible y lo hacen fácilmente accesible.

Detalles pequeños…

Entre las soluciones que incorpora el Volvo XC40 se encuentra todo tipo de detalles que contribuyen a aumentar su capacidad de carga. Desde ganchos que permiten colgar bolsas y evitar que se desparrame su contenido en la primera curva hasta un maletero configurable. Todos tienen algo en común: están pensados al detalle para hacer más fácil la vida al conductor urbano.

La cuestión es que tengamos cada vez más espacio para nuestras cosas y que podamos acceder a ellas cómodamente. Así, el Volvo XC40 no solo permite aprovechar el interior de la guantera para almacenar enseres. Además, entre los dos asientos delanteros hay sendos posavasos para que conductor y copiloto puedan hidratarse cómodamente y, pensando en cuidar el medio ambiente, las alfombrillas están elaboradas con materiales reciclados. 

Para llevar el smartphone y recargarlo existe un pequeño hueco en la consola central, bajo la pantalla. De esta manera, el teléfono está siempre al alcance de la mano y localizado en un lugar específico donde sabemos que lo vamos a encontrar fácilmente.

… y detalles no tan pequeños

El Volvo XC40 cuenta con espacios de almacenamiento integrados en el habitáculo que multiplican su capacidad y ayudan a tener todo ordenado. Uno de ellos es el compartimento situado bajo el reposabrazos central delantero. Es lo suficientemente grande como para llevar un bolso pequeño o una caja de pañuelos de papel, tal vez los objetos que más conductores desean tener a mano en ese lugar.

Otra de las soluciones que ayuda a ganar espacio de almacenamiento en el Volvo XC40 son los compartimentos laterales de las puertas delanteras. Son especialmente largos y profundos porque aprovechan el espacio que tradicionalmente se reserva para los altavoces. Cada uno de ellos cuenta con espacio como para poder guardar un ordenador portátil o hasta tres botellas de un litro.

¿Qué ocurre entonces con la música? El Volvo XC40 monta un amplificador woofer ventilado detrás del salpicadero. Se trata de aprovechar espacios que tradicionalmente no se utilizan para reinventar otros.

Flexibilidad y accesibilidad

El uso inteligente del espacio en el Volvo XC40 también supone que sea flexible y accesible. No todo es cuestión de ampliar la capacidad. Además, debemos ser capaces de llegar fácilmente a la carga y manipularla con comodidad.

El maletero del Volvo XC40 responde a esta máxima. Además de ser uno de los más grandes de su segmento, con un volumen de 460 litros hasta el cubreobjetos, es muy versátil. Su suelo es plegable y permite, por un lado, mantener objetos separados en dos áreas. Por el otro, se puede fijar para obtener un espacio de almacenamiento seguro debajo de él. Incluso se puede extraer por completo para aumentar la capacidad de carga al máximo. También cuenta con ganchos para fijar bolsas y evitar que se vuelquen.

Además, el Volvo XC40 equipa de manera opcional un portón trasero eléctrico manos libres. Esto es especialmente útil cuando tenemos las manos ocupadas con distintas bolsas. Solo necesitaremos pasar el pie por debajo del paragolpes traseros para abrirlo o cerrarlo de manera automática.

Los asientos también cuentan

Hay ocasiones en las que desearíamos que nuestro coche se transformara en una furgoneta. Especialmente cuando queremos trasladar un mueble voluminoso y nos encontramos con que el maletero no da más de sí.

El diseño inteligente del Volvo XC40 también ha tenido en cuenta estas situaciones. Por eso facilita incluso el plegado de los asientos posteriores. Solo hay que pulsar un botón para convertir este coche en un vehículo capaz de ayudarnos en una mudanza o compra grande. Los asientos traseros dejarán de estar en el medio para aumentar la capacidad del maletero.

Los vehículos tienen que adaptarse cada vez más a las necesidades de las personas que se sentarán detrás del volante. Facilitarles la vida a bordo es una de ellas. En este sentido, la tecnología y el diseño tienen mucho que decir. Son las claves para que nos sintamos en nuestro coche como si estuviéramos en el salón de nuestra casa.