Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cuando pensamos en un coche, rara vez nos lo imaginamos aparcado. Sin embargo, es la situación en la que se encontrará durante la mayor parte de su vida útil. De hecho, se estima que en España un coche particular está en esta situación el 97% del año.


Un diseño audaz y robusto que logra el equilibrio perfecto con la elegancia de su interior y la más avanzada tecnología. Disponible en una versión híbrida enchufable, para una conducción más sostenible.

Si a esto sumamos el tiempo que solemos pasar dando vueltas para encontrar un sitio donde estacionar, podemos decir que el aparcamiento es una de las maniobras más relevantes en la vida de un coche. Hay que hacerlo en el lugar adecuado, sin perder mucho tiempo y, a poder ser, sin rasguños por culpa de algún bolardo malicioso. Por eso no es extraño que fabricantes como Volvo, se hayan puesto manos a la obra para hacernos la vida más fácil y ayudarnos a ejecutar el aparcamiento perfecto.

Miedo y pereza a aparcar

Aparcar es sinónimo de miedo y pereza para muchos conductores. Si preguntáramos a un conductor inexperto qué maniobras le causan mayor inquietud, lo más probable es que nos respondiera dos: adelantar a otros vehículos y estacionar. No es extraño, ya que los golpes de chapa contra columnas, paredes y de otros vehículos al aparcar son una de las razones más habituales por las que un coche visita el taller de carrocería.

Los más experimentados tampoco suelen evocar el aparcamiento con mucho cariño. Son muchos los que, cada día, se enfrentan al reto de encontrar una plaza adecuada cerca de su lugar de trabajo. También los que llegan tarde a espectáculos o citas porque resulta casi imposible dejar el coche cerca de su destino.

Para solucionar estos problemas, sistemas de asistencia al aparcamiento, como el que podemos encontrar en el Nuevo Volvo XC60, son muy útiles. El uso de sensores para calcular distancias y detectar obstáculos permite aplicaciones tan conocidas como la utilización de señales acústicas para advertir al conductor de la distancia hasta una pared o el coche de atrás. Su evolución, sin embargo, va mucho más allá. Ahora ayudan incluso a encontrar el sitio perfecto. Es más, su conductor ni siquiera tendrá que tocar el volante para encajar el coche en él sin un rasguño.

Adiós a los cálculos

¿Entrará ahí el coche? ¿No será demasiado justo ese hueco? Son dos preguntas muy habituales al buscar un sitio donde aparcar. No a todo el mundo se le da bien calcular a ojo si una plaza es lo suficientemente amplia para dejar el coche. Es entonces cuando se da una de las experiencias más frustrantes al volante: pasarse un buen rato intentando encajarlo para que, al final, no entre por unos centímetros.

Ahora ya no importa ser o no un genio de la inteligencia espacial. El asistente de aparcamiento que equipa el Nuevo Volvo XC60 es capaz de hacer los cálculos por nosotros. Es el coche el que decide si un hueco es el adecuado para él.

Para conseguir esto, el vehículo emplea sensores que calculan el espacio de las plazas que hay disponibles cuando pasa junto a ellas. Al encontrar una lo suficientemente grande, avisa al conductor para iniciar la maniobra de aparcamiento. Ya no es necesario escudriñar las filas de coches aparcados, emocionarse al divisar un hueco y desilusionarse de nuevo al acercarse y comprobar que una moto o un vehículo pequeño lo estaban ocupando. Al evitar este esfuerzo al conductor, además, esta función le permite permanecer atento a lo que ocurre en la calzada y aumentar su seguridad.

El volante se mueve solo

Una vez detectado el lugar perfecto para aparcar, el Nuevo Volvo XC60 es capaz de hacerlo tanto en línea como en batería. Solo estar atentos a las indicaciones que nos ofrece la pantalla y encargarnos del acelerador, el freno y las marchas. Mientras, será el propio vehículo el que maniobrará de manera automática para acceder a la plaza sin sufrir daños.

A la hora de abandonar el aparcamiento, el sistema de alerta de cruce amplía la información sobre los usuarios de la vía que se encuentran por detrás. Así, alerta de su presencia al conductor cuando maniobra marcha atrás para iniciar la marcha.

La conectividad también ayuda a aparcar

El uso de sensores no es el único avance que incorpora el Nuevo Volvo XC60 para ayudarnos a aparcar. La conectividad del vehículo a través de la app Volvo On Call multiplica esta asistencia. Por ejemplo, gracias a esta aplicación, podemos reservar mesa en nuestro restaurante favorito y tenerla lista justo después de aparcar.

Volvo On Call también ayuda a encontrar el vehículo si no recordamos dónde lo hemos dejado. Esta app permite localizarlo gracias a un mapa. Si sabemos que estamos cerca, pero no el lugar exacto donde está aparcado el coche, podemos hacer que emita destellos con las luces y que suene la bocina para situarlo al momento. 

Tu Volvo trabaja incluso aparcado

La app Volvo On Call también permite obtener información del vehículo mientras está aparcado: cuánto combustible le queda, si necesita mantenimiento o cuántos kilómetros ha recorrido son algunos ejemplos. Incluso puede enviar la orden de acondicionar la temperatura interior para que esté listo al ir a recogerlo.

Aparcar ya no es sinónimo de fastidio porque la tecnología se encarga de que este proceso sea cada vez más transparente para nosotros. Disfrutar de una conducción relajada y segura es el principal objetivo y avances como el asistente de aparcamiento del Nuevo Volvo XC60 lo ponen realmente fácil.