Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Pocos conocían hace una década qué querían decir las siglas SUV (Sport Utility Vehicle). Estas definían a un segmento que nacía en plena crisis económica y que terminó aliviando las nocivas consecuencias de la misma en el sector de la automoción. Diez años más tarde, el éxito de los SUV o todocaminos se traduce en un increíble dominio del mercado.


El auténtico SUV urbano 100% eléctrico, que viene a revolucionar el sector con sus más de 400 kilómetros de autonomía y una potencia de 408 CV. Para que puedas disfrutar al máximo de la carretera de la forma más sostenible.

No es ningún secreto que los SUV son los coches más demandados. En 2018 atesoraron hasta el 37% de las matriculaciones en España. La hegemonía sobre las ventas ha terminado por convertir el segmento en una familia donde se pueden encontrar SUV de diferentes diseños y tamaños, pensados para moverse de forma ágil en territorio urbano o explorar rutas kilométricas. De este modo, en la gama SUV de fabricantes punteros como Volvo encontramos respuesta a todas las necesidades de movilidad actuales.

Los SUV abanderan la innovación del nuevo automóvil

Es una tendencia de calado mundial. El año pasado, en el continente europeo, se vendieron hasta 29 millones de todocaminos. Sin embargo, el camino de los SUV hacia el éxito ha entrado en un nuevo capítulo de innovación con tecnologías revolucionarias como las que incorpora el Volvo XC40.

En esta década hemos podido atestiguar cómo, según se disparaba el número de todocaminos matriculados, las autoridades de muchos partes del planeta (entre estas las de la Unión Europea) estaban preocupadas por otro aspecto: el de regular las emisiones contaminantes de los vehículos.

Ese devenir quiso que las nuevos objetivos de emisiones coincidieran en el tiempo con la irrupción del segmento SUV, mucho más versátil en cuanto a confort, tecnología y seguridad que cualquier otro tipo de automóvil. Pero llegaron también con otra característica inherente a su naturaleza: son más pesados.

¿Qué tiene que ver la masa de los vehículos con la historia de éxito de los SUV? Mucho. Para entender esta cuestión hay que saber que en su lucha por combatir las emisiones contaminantes las autoridades europeas penalizan a los vehículos en función de su masa.

Volvo se adelantó al desafío SUV eléctrico

Por eso, muchos fabricantes se planteaban a mitad de década cómo iba a ser posible que sus todocaminos librasen las restricciones de la Unión Europea en cuanto a emisiones. Los conductores demandaban este tipo de vehículo al mismo tiempo que las autoridades avisaban e instaban a trabajar en su eficiencia.

Volvo, dado el espíritu pionero del fabricante, conocían a la perfección cuál iba a ser la ruta industrial que los todocaminos iban a recorrer. La actual flota de SUV del fabricante sueco no es fruto de la casualidad, sino de los influjos de un mercado que planteó un complejo panorama, un desafío sin precedentes en la historia de la automoción.

De ahí que Volvo haya sido uno de los primeros fabricantes en electrificar sus todocaminos. Así nació la tecnología Twin Engine, estrenada por primera vez en el Volvo XC90. Fue el inicio de una relación que ha llevado la conducción a un nuevo nivel de libertad, rendimiento y eficiencia.

Y es que la naturaleza de los híbridos enchufables se adapta a la perfección a las características de los todocaminos. Los ingenieros de Volvo han trazado una hoja de ruta que ha dado con un tipo de vehículo desconocido hasta la fecha, superior en prestaciones y en lo que, en general, puede dar al conductor. El dinamismo de los todocaminos híbridos enchufables es único en su especie.

La configuración de los diferentes modos de conducción de los propulsores Twin Engine otorga infinitas posibilidades: desde la conducción 100% eléctrica hasta la máxima expresión de la deportividad con el poderío al que equivale la suma de los potenciales térmico y eléctrico.

¿Y por qué no un SUV 100% eléctrico?

Las soluciones tecnológicas de Volvo han allanado el camino para que los SUV puedan ser los máximos protagonistas de una nueva época de sostenibilidad para el automóvil. Sin embargo, ¿por qué no se exploró directamente la vía 100% eléctrica?

Solo hay que echar un vistazo a la llegada del Volvo XC40 100% eléctrico para comprender todos los matices de ese interrogante. La tecnología Twin Engine fue solo el primer paso hacia la electrificación total. Entender lo logrado con el Volvo XC40 supone echar la vista, de nuevo, hacia el pasado con el nacimiento del segmento SUV.

Por entonces, no solo era inviable introducir una motorización 100% eléctrica en un todocamino, sino imposible. Para empezar, porque la tecnología de las baterías no estaba preparada como para ofrecer una autonomía eléctrica con un recorrido mínimo y su fabricación implicaba unos costes más que excesivos.

Además, los SUV son modelos más pesados, factor que lastra aún más la autonomía. Muchos fabricantes, por aquel entonces, apostaron (sin éxito) por nuevos y más ligeros materiales que obrasen el milagro. Sin embargo, la electrificación no entiende de atajos.

Solo la planificación y un esfuerzo de ingeniería constante pueden lograr lo que muy pocas marcas de coches han conseguido. Ese esfuerzo ha dejado en su itinerario, otros beneficios, como la mejora de la eficiencia de los motores térmicos, soluciones como la frenada regenerativa o variadas soluciones de hibridación.

El Volvo XC40 es el SUV eléctrico definitivo

Este historial nos invita a valorar como se merece las soluciones tecnológicas del Volvo XC40. Su inicio en el mercado consolida la fusión definitiva (que tantos creían imposible) entre el motor 100% eléctrico y los SUV. El modelo concilia las características superiores de su segmento (maniobrabilidad, control, espacio, tecnologías de seguridad, inteligencia o conectividad) con las ventajas de conducir un coche exclusivamente eléctrico.

Abren paso a la conducción más eficiente posible, ahorrando al máximo en combustible y sin emitir una sola partícula microscópica por un tubo de escape que no existe. Se posiciona, además, dentro del capítulo en el que se encuentra la movilidad eléctrica. Su autonomía sin precedentes encabeza esa página, al ofrecer una homologación superior a los 400 kilómetros.

Su presencia pulveriza el mito de la escasa potencia de los coches eléctricos, al alcanzar los 408 CV y una aceleración impresionante. El modelo llega a los 100 km/h en tan solo 4,8 segundos. Unas cifras de récord que solo se pueden entender con las inéditas sensaciones que se experimentan detrás del volante de un todocamino 100% eléctrico.

El trabajo de Volvo con la movilidad eléctrica también ha permitido otro logro no menos relevante, el de aligerar los tiempos de carga. De este modo, es posible recargar el 80% de su batería de 78 kWh en tan solo 40 minutos.

Sin embargo, el XC40 Eléctrico no es un ejemplo aislado dentro del segmento de los todocaminos. Las intenciones de Volvo consisten en continuar con la electrificación ofreciendo soluciones similares, de modo que, llegados a 2025, la mitad de los modelos que vendan sean 100% eléctricos. Una gran parte de los mismos serán, como no podría ser de otro modo, modelos SUV.