Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona.

+info

Es complicado que la última apuesta de Volvo con su modelo Volvo EX90 deje indiferente. El fabricante ha concentrado en un solo vehículo una amalgama de tecnologías que anticipan cómo serán las tendencias en movilidad. Los detalles que aporta en cuestión de seguridad quizá sean los más llamativos, pero no son los únicos.


Safety In Mind es la nueva era de seguridad en Volvo. El nuevo EX90 incluye unas prestaciones de seguridad sin precedentes en la marca. Descubre cómo funciona su sistema lidar y un conjunto de sensores que no solo te protegen del exterior, también son capaces de conocer tu estado físico y emocional, y velar por el bienestar de los que más quieres.

Estamos ante un gran SUV 100% eléctrico que se está posicionando como representante de la evolución tecnológica del fabricante. Por eso, su estilo parece que calará e, incluso, contagiará al resto de la gama. Hablamos del sucesor del Volvo XC90. Es decir, de un todocamino de gran tamaño (5.037 mm de largo), con tres filas de asientos y que se inscribe dentro del segmento conocido como D-SUV. Su masa alcanza los 2.700 kilogramos.

SUV 100% eléctrico

Hace años, estas dimensiones harían casi inconcebible relacionar un vehículo así con los atributos de máxima eficiencia, seguridad y, al mismo tiempo, brío en la entrega. No obstante, así es. La carrera por la electrificación y por dar, no tanto con la conducción autónoma plena (que llegará a su debido tiempo), sino por los sistemas que aprovechan la sensorización y conectividad para combatir la siniestralidad.

Es la piedra angular de una estrategia que Volvo ha bautizado como Safety in Mind y que tiene se dirige a el impacto del factor humano sobre la seguridad vial. No en vano, nueve de cada diez accidentes se deben a este motivo en Europa, según las instituciones comunitarias.

Vamos a repasar algunas de las tecnologías y características top del Volvo EX90 que prometen beneficiar y hacer evolucionar el modo de entender la conducción.

La seguridad del Volvo EX90 supera todos los antecedentes del fabricante

LiDAR El fabricante sueco ha vuelto a revisar su tradición con la seguridad para dar un impulso único. Su nuevo SUV introduce toda una familia de sistemas de seguridad inéditos, hasta ahora, en el panorama comercial de la automoción. Parece algo más que la culminación de los sistemas ADAS de asistencia a la conducción. Así, los asistentes del vehículo, Pilot Assist incluido, saldrán reforzados de la incorporación de un lidar, junto a 5 radares, 8 cámaras, 16 sensores ultrasónicos. La idea ya no es, tan solo, conseguir la máxima protección según la función en la que se centra cada tecnológica. El avance en este caso es que el vehículo elabora un mapa en 3D y es consciente de todo lo que le rodea y en tiempo real, lo que Volvo denomina como Safe Space:

» (…) permite una estimación exhaustiva y de alta precisión de la forma y el tamaño de los objetos al analizar tridimensionalmente el entorno».

Ese mismo afán se ha introducido en el interior del Volvo EX90 con dos nuevos sistemas de seguridad que llevaban tiempo probándose. Ahora, aparecen unidos como dos funcionalidades de un mismo conjunto. Se trata de la capacidad del vehículo para detectar actitudes comprometidas y/o peligrosas al volante, a través de la interpretación de las acciones y los gestos del conductor; y para evitar olvidos de bebés o mascotas en el habitáculo. Esto se consigue gracias a la inclusión de cámaras y sensores que pueden leer movimientos a nivel submilimétrico.

Confort y seguridad, dos caras de una misma moneda

Panel instrumentos digital Otro de los grandes cambios que introduce el nuevo SUV se encuentra en la interfaz de su panel de instrumentos y la nueva pantalla central. Volvo ha convertido en virtud uno de los posibles efectos negativos de la digitalización de los salpicaderos. Para ello, se ha trabajado en la integración de la información de la pantalla central de 14,5 con los servicios de Google, de cara a simplificar al máximo la navegación. De hecho, se ha anunciado que la suscripción se incluirá de serie durante los cuatro primeros años.

Como colofón en el diseño de su habitáculo encontramos otra integración: la del sistema de sonido. Hay 25 altavoces Bowers & Wilkins repartidos de forma estratégica por todo el vehículo, incluyendo los cubos de las ruedas o los reposacabezas. Además, no solo ha mejorado las opciones de navegación con la seguridad como máxima prioridad, sino que se traslada al conductor de forma gráfica la situación del vehículo en la vía, en relación con el resto del tránsito y los posibles eventos. Es decir, que la pantalla muestra nuestra posición y, en conjunto con los sistemas de asistencia, nos ayuda a ser 100% de lo que pasa a nuestro alrededor.

Un nativo eléctrico con 600 km de autonomía

Recarga coche eléctrico Lo hemos visto con el Volvo XC40 Recharge. El fabricante ha adaptado su línea minimalista para dar identidad propia a su oferta 100% eléctrica. El Volvo EX90 continúa esa misma senda. Ahora bien, no solo es cuestión de estética escandinava. Las nuevas líneas del modelo le aportan un mejor coeficiente aerodinámico (Cx), que se queda en 0,29. Este detalle se integra desde el diseño en su esencia de eléctrico puro. El núcleo 100% eléctrico de esa esencia reside en los 111 kWh (107 kWh netos) de su batería de iones de litio.

La capacidad energética le procura hasta 600 kilómetros de autonomía, según ha estimado el propio fabricante. A la espera del dato final de homologación, esa cifra ya resulta muy positiva y es sintomática de la consolidación de las motorizaciones eléctricas. Las dos cifras de potencia, derivadas de las dos variantes en la propulsión, ambas con tracción integral, también resultan ilustrativas de lo que puede hacer con la energía eléctrica. Se ofertará con 408 CV o 509 CV. La última desarrolla un par motor de 910 Nm. Así, sus 2,7 toneladas pueden alcanzar desde parado los 100 km/h en 5,9 segundos.

Materiales reciclados para reciclar los objetivos de sostenibilidad

Asientos del coche

Otra de los puntos fundamentales del Volvo EX90 es su contribución a la sostenibilidad y descarbonización. Los suecos se han marcado 2040 como el año objetivo para ser completamente neutros en emisiones de efecto invernadero. Uno de los pilares de esa estrategia de máximo respeto medioambiental reside sobre los materiales y recursos utilizados, en especial, en el interior del vehículo.

Resulta un factor que el Volvo EX90 aspira a incorporar a su identidad. Sigue la estela del fabricante con el Volvo C40 Recharge, pero implementando el tanto por ciento de materiales más sostenibles cuya fabricación no es dañina para el medio ambiente. Estos componentes se suman a su carta de presentación:

  • Utilización de acero reciclado en un 15% y de aluminio reciclado en un 25%.
  • Añade 48 kilogramos de plásticos también reciclados y materiales de origen orgánico.

Puede no parecer mucho en comparación con las 2,7 toneladas totales, pero suponen el 15% aproximado de la masa de plásticos usados. De hecho, establece un récord dentro de su propia hoja de ruta. Es el coche con más plástico reciclado de la historia de Volvo, algo que invita a pensar que el porcentaje seguirá creciendo en sus próximos lanzamientos.

Actualizaciones en la nube, ¿puede un coche ser sabio?

Nuevo Volvo EX90

Finalmente, el modelo incluye dos prestaciones tecnológicas no tan glamurosas para el gran público, pero que los entendidos están recibiendo con los brazos abiertos. Y es que suponen dos promesas de futuro que llevábamos años esperando.

El primero en permitir la recarga bidireccional

Por una parte, el Volvo EX90 será el primer modelo de la compañía en permitir la carga bidireccional. Esto significa que se podrá recurrir a la energía eléctrica que los 107 kWh del vehículo atesora para aplicaciones domésticas. Para ello, el fabricante ha dotado al vehículo del hardware necesario.

La prestación va más allá del beneficio inmediato de calentar la comida con la energía eléctrica procedente de la energía de coche. Propicia que el vehículo se integre en una gestión más personalizada del hogar, sobre todo, para un futuro en el que ciertos hogares puedan auto-suministrarse su propia energía renovable (con células fotovoltaicas, etc.). Entre las muchas posibilidades, está la de recurrir a la batería del EX90 como una herramienta para guardar excedentes, se cuente o no con otro tipo de acumuladores.

Conducción semi-autónoma updating

Con casi la misma ambición que la anterior prestación, el Volvo EX90 podrá recibir actualizaciones a través de la nube. Hace tiempo que asistimos a este fenómeno por el que los modelos despiertan nuevas funcionalidades una vez que los fabricantes consiguen «desbloquear sus habilidades«. Esto quiere decir que el modelo cuenta con la tecnología necesaria para elevar su nivel de asistencia a la conducción. Indica, a la vez, que los sensores que montan serían suficientes y que, en el ámbito de captación y registro de la información, Volvo ha alcanzado la madurez necesaria que requiere el coche autónomo.

Una vez que se vayan superando el resto de obstáculos, no será necesario cambiar del coche para elevar el nivel prestacional de la asistencia. Estas posibilidades nos hacen pensar en el Volvo EX90 como un modelo que exprime realmente sus posibilidades con la electrificación y la conectividad. Eleva la inteligencia de los vehículos dirigida a la seguridad, la eficiencia energética y la sostenibilidad.