Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'divichild_enqueue_scripts' not found or invalid function name in /shared2/wordpress-divi/volvo/wp-includes/class-wp-hook.php on line 308
Northvolt: el futuro de las baterías europeas empieza en Suecia - Innovación Volvo - Xataka
 
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona.

+info

Conocíamos la noticia desde el verano pasado, pero ha ido siendo recurrente a medida que se iban desvelando más detalles: Volvo Cars se uniría al fabricante de baterías Northvolt para construir una gigafactoría conjunta. Aunque las cifras que se han anunciado (casi 3.000 millones de euros al 50/50) son muy llamativas incluso para una instalación así, lo cierto es que este proyecto es solo un paso más dentro de la estrategia en común que planean las dos compañías escandinavas.

El fabricante sueco brinda a los apasionados del futuro de la automoción la oportunidad de ponerse a los mandos de alguno de sus modelos 100% eléctricos durante el evento Volvo Studio Madrid. Acude al parking de El Corte Inglés de Nuevos Ministerios (Madrid) desde el 17 al 22 de mayo para vivir la experiencia de conducir un vehículo de última generación.

Por compartir origen y visión de futuro, parecía inevitable que ambas trabajasen codo con codo para cumplir sus objetivos de sostenibilidad.

Northvolt, el pionero europeo en fabricación de baterías

volvo northvolt

La historia de Northvolt es la prueba de que los crecimientos fulgurantes no son exclusivos de los acelerados países asiáticos. Fue fundada en 2015 con el nombre de SGF Energy por el sueco Peter Carlsson y el italiano Paolo Cerruti con apenas 12 empleados. No sería hasta 2017 cuando la compañía cambiaría su nombre a Northvolt con el objetivo de centrarse en la fabricación de celdas para baterías de vehículos eléctricos. Un año más tarde, vendería su primer paquete de baterías con celdas propias a la empresa del sector minero Epiroc.

2019 sería por fin el año de eclosión de Northvolt. En mayo, recibirían su primera inversión del Banco Europeo de Inversiones, alrededor de 350 millones de euros, a la que seguirían otras de fondos privados por valor de mil millones de dólares. Con todo, en verano arrancaría la construcción de su primera gigafactoría de baterías, la Northvolt Ett (“Northvolt One”), en la localidad sueca de Skellefteå, al norte del país. La compañía también abriría su centro de I+D Northvolt Labs en Västerås, cerca de Estocolmo.

En 2020, Peter Carlsson, ya como director ejecutivo, realizaba la promesa de arrancar la producción de celdas al año siguiente, asegurando que produciría una batería completa de iones de litio antes de que finalizase 2021. Promesa que cumpliría, aunque sobre la bocina, el pasado 28 de diciembre, cuando la batería, con celdas de formato prismático, salía de la línea de ensamblaje. Al haber sido desarrollada previamente en Northvolt Labs, se convertía en la primera batería de iones de litio cien por cien europea.

El futuro de Northvolt se antoja igual de fulgurante. Se espera que durante 2022 alcance un ritmo de producción de 16 GWh, con capacidad para abastecer en torno a 300.000 vehículos. Si bien las primeras baterías se utilizarán para la realización de pruebas, este mismo año comenzarán las entregas a los primeros clientes, entre los que se encuentran Volvo y otros fabricantes europeos. Se prevé que para 2030 la gigafactoría aumente su producción hasta los 60 GWh, lo que supondría entre el 20 % y el 25 % del mercado europeo.

Centro de I+D conjunto para integrar el desarrollo de baterías

Parecía que Northvolt, como primer fabricante de baterías en Europa, y Volvo, el fabricante de automoción mejor preparado para el automóvil eléctrico, estaban condenados a encontrarse. Y así fue: las conversaciones entre las dos compañías empezaron pronto, y las aspiraciones de ambas se han visto materializadas en tres acciones principales: la creación de un centro de I+D conjunto, un acuerdo de suministro de baterías y la construcción de una nueva gigafactoría de baterías.

La primera de estas acciones es la creación de un centro conjunto de I+D (Investigación y Desarrollo). Estará ubicado en Gotemburgo, muy cerca del cuartel general de Volvo y de su fábrica de Torslanda, así como del propio Northvolt Labs en Västeras. Las dos empresas aseguran que el centro estará puesto en marcha este mismo año y que, con él, se crearán varios cientos de puestos de trabajo.

El objetivo de poner en marcha un centro conjunto de estas características es aprovechar la experiencia y el know-how de sendas firmas en la automoción eléctrica, y crear sinergias de las que puedan beneficiarse. Se trabajará principalmente en dos líneas de investigación. Por un lado, en el desarrollo de baterías de última generación, que superen ampliamente las prestaciones vistas en la actualidad. Por otro, investigar en tecnologías para la integración y ensamblaje de componentes en el automóvil eléctrico.

Actualmente, la principal tendencia es que los fabricantes de celdas suministren baterías con especificaciones generalistas a los automakers, sin que estos tengan mucho margen de maniobra (Volvo es suministrada actualmente por CATL y LG Chem). Con este Centro de I+D, la situación para Volvo cambia radicalmente, ya que podrá desarrollar de manera interna estos elementos esenciales para sus automóviles eléctricos. Esto se traduce en que las baterías estarán diseñadas y fabricadas específicamente para sus modelos, aprovechando al máximo las prestaciones de cada uno de ellos.

Suministro de baterías para lograr los objetivos de electrificación

volvo northvolt

Por su parte, la segunda de estas acciones será el inicio del suministro de baterías de Northvolt a Volvo, que está previsto que comience en 2024. Según el acuerdo ya firmado entre ambos, a partir de esa fecha el fabricante de automoción recibirá las celdas procedentes de la factoría Northvolt Ett en Skellefteå. La cantidad está por concretar, pero Volvo ha declarado que recibirá celdas por una potencia total de 15 GWh anuales, lo que le permitiría fabricar más de 200.000 unidades adicionales de vehículos eléctricos al año.

Con este acuerdo, Volvo se garantiza el suministro necesario para poder llevar a cabo sus planes de transformación de su catálogo. Recordemos que el fabricante sueco desea que en 2025 el 50% de sus unidades vendidas sean eléctricos de batería y que la cifra ascienda al 100 % en 2030. El primer vehículo que integre estas baterías de Northvolt podría ser el nuevo XC60 Recharge Eléctrico, que precisamente no sería lanzado como muy pronto hasta 2024, con la base de la renovada plataforma SPA2.

Por supuesto, otros modelos eléctricos fabricados en Europa, como los XC40 Recharge Eléctrico Puro y C40 Recharge, que salen de la planta de Gante (Bélgica), podrían llevar integradas también las baterías de Northvolt (actualmente llevan las de CATL y LG Chem). Pero que sea el futuro XC60 eléctrico el que estrene las celdas fabricadas por la tecnológica sueca tiene todo el sentido del mundo, ya que el SUV mediano de Volvo será trabajado presumiblemente en su planta de Torslanda.

La cercanía entre ambas plantas de producción permitirá que la cadena de suministro de las baterías de Volvo sea lo más eficiente y sostenible posible. Sin grandes distancias que cubrir por mar o carretera, se ahorrarán toneladas de emisiones producidas por la logística de transporte. Todo ello en línea con el camino hacia la neutralidad climática de Volvo, que planea conseguir en 2040, y para lo que precisamente quiere reducir para 2025 un 25 % las emisiones en su cadena de suministro y otro 25 % en las actividades operativas y de logística.

Nueva gigafactoría de baterías para un coche eléctrico cien por cien europeo

volvo northvolt

La tercera gran actuación que tienen previsto llevar a cabo en conjunto Volvo y Northvolt es la construcción de una nueva gigafactoría de celdas en Europa. Comenzará a levantarse en 2023, con la intención de que comience a funcionar en 2026 y que genere 3.000 nuevos puestos de trabajo. La producción estimada de esta planta es de 50 GWh anuales, lo que serviría a Volvo para abastecer de baterías a medio millón de vehículos eléctricos al año. Este ritmo productivo la situaría en el podio de las más de 40 fábricas que están proyectadas en Europa en los próximos años.

Aún no se sabe la ubicación exacta de esta nueva gigafactoría, más allá de que sea en suelo europeo. Ambas empresas están aún en la fase final del proceso de selección del emplazamiento más adecuado, aunque a lo largo de este 2022 debería saberse. Bélgica y sus países vecinos podrían tener muchas papeletas, por la cercanía con la planta de Gante donde Volvo planea triplicar la producción de eléctricos. Aunque también se sabe que el fabricante sueco planea abrir una tercera factoría de vehículos eléctricos en Europa, seguramente para acoger los futuros XC20 y XC100 si finalmente son producidos en nuestro continente y no en China.

Lo que sí se sabe es que la gigafactoría de Volvo y Northvolt funcionará al cien por cien con energías renovables. Volvo es consciente de que las baterías son el componente más contaminante de producir en un vehículo eléctrico, por lo que considera imprescindible que esta planta sea neutra en carbono desde el principio. Su ubicación será clave para determinar el mix energético que se utilizará, ya que mientras que las fábricas de Volvo en Suecia se nutren principalmente de energía procedente de biomasa, las de China apuestan por las hidroeléctricas y en Bélgica se ha optado por la fotovoltaica.

Como vemos, se trata de actuaciones de importancia, cargadas de intenciones y que van más allá de las estimaciones de ventas y de las ruedas de prensa. Tanto Northvolt como Volvo tienen muy claro cuál es el futuro de la automoción, cuál es el camino que se debe seguir y los pasos que hay que dar para alcanzarlo. La decisión de emprender este viaje de la mano no hace más que multiplicar la ambición y las expectativas que se plantean ambos fabricantes.

Imágenes | Volvo Cars Global Newsroom, Nothvolt News