Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La electricidad se perfila como el futuro, pero no podemos que olvidar que todos hemos crecido en el binomio diésel-gasolina y pasarnos a la conducción eléctrica es algo que todavía nos puede dar respeto. Por suerte, hay una manera ideal de probarla sin renunciar a las ventajas de los coches de combustión. Los híbridos enchufables como el Volvo XC40 T5 Twin Engine son una gran alternativa para adaptarnos de manera progresiva al coche eléctrico. Ahora es el mejor momento para apostar por ellos. Motivos no faltan.

 


El nuevo híbrido de Volvo combina un motor eléctrico con uno de combustión con tecnología Drive-e, ofreciendo máxima potencia y mínimo consumo. Explora las características del XC40 con motor T5 Twin Engine.

Una opción de futuro

Una de las principales incertidumbres que surgen al pensar en comprar un coche es si podremos conducirlo dentro de unos años. La razón hay que encontrarla en las políticas cada vez más restrictivas en torno a las emisiones de los vehículos.

En este sentido, los coches híbridos enchufables son una opción magnífica. El Volvo XC40 T5 Twin Engine emite tan solo de 38 a 43 g de CO2 por km. Para poner esta cifra en contexto, basta decir que el objetivo medio fijado por la Unión Europea para los coches en 2021 es de 95 g/km, mientras que para 2030 establece como nivel de ambición una reducción adicional del 37,5%. Esto situaría el promedio de la flota alrededor de los 59 g/km. El Volvo XC40 T5 Twin Engine de hoy se encontraría todavía por debajo de esa media.

Los enchufados de la clase

Los coches con motor eléctrico son los más populares de la clase. Las administraciones promueven su uso precisamente porque se trata de opciones ecológicas que recortan considerablemente las emisiones. Una manera de distinguir a los miembros de este club tan selecto es la etiqueta cero emisiones de la DGT. Los coches híbridos enchufables con autonomía eléctrica de al menos 40 km la lucen en sus parabrisas.

El Volvo XC40 T5 Twin Engine es uno de esos vehículos. Cuenta con una batería de iones de litio de 10,7 kWh de capacidad que va ubicada bajo el piso de la carrocería. Con ella ofrece una autonomía totalmente eléctrica de hasta 44-46 km.

Por esa razón, cuenta con la etiqueta cero y disfruta de muchas ventajas. Por ejemplo, no le afectan las restricciones a la circulación en situaciones de alta contaminación de las grandes ciudades. Puede acceder a ellas en cualquier escenario. También, en función del territorio, puede disfrutar de otras ventajas como aparcamiento sin coste ni límite de tiempo, acceso a zonas de prioridad residencial, utilización de carriles bus-VAO con un solo ocupante, peajes gratuitos y bonificaciones fiscales.

Híbridos enchufables: ahorradores que llegan a cualquier parte

Una de las grandes dudas que nos surgen a la hora de pasarnos a la movilidad eléctrica es su autonomía. Estos vehículos son ideales para trayectos cotidianos y conducción en ciudad, pero ¿qué ocurre si queremos hacer un viaje con ellos? La ventaja de los híbridos enchufables es que permiten llegar a cualquier sitio porque su autonomía total es similar a la de los coches convencionales y pueden utilizar gasolineras si es necesario.

En el caso del Volvo XC40 Híbrido enchufable, su motorización Twin Engine combina dos motores, uno de gasolina y otro eléctrico, y una batería que se puede recargar durante la marcha. El modo de conducción Hybrid maximiza la eficiencia y la autonomía de los motores, algo que resulta ideal para viajes largos. El consumo medio homologado para el Volvo XC40 T5 Twin Engine es de solo 1,9 l/100km.

En cuanto a los tiempos de recarga de la batería del Volvo XC40 Híbrido Enchufable, varían en función de la fuente de potencia que se utilice y el amperaje que ofrezca. Así, se puede completar entre las 3,5 y las 6 horas si se recurre a una instalación estándar. Si se emplea el cable de carga rápida, solo serán necesarias dos horas y media.

Potencia desde el minuto cero

La capacidad de aceleración desde el arranque es, tal vez, una de las características más impactantes de la conducción eléctrica. En el Volvo XC40 T5 Twin Engine esa sensación de pisar el acelerador y sentir como si se estuviera despegando un avión se multiplica. En concreto, este modelo equipa el nuevo motor turbo de gasolina de la marca, con tres cilindros, 1,5 litros y 192 CV de potencia, a la que se suma la del motor eléctrico para alcanzar un total de 262 CV. 

Además, el Volvo XC40 T5 Twin Engine cuenta con tecnología Drive-e, con un turbo extra eléctrico que le permite desarrollar niveles de potencia equivalentes a otros propulsores con más cilindros, pero con un tamaño y peso mucho más reducidos. Gracias a esta combinación, el coche es capaz de entregar una potencia constante desde bajas revoluciones.

Sin renunciar a nada

Una de las consecuencias de los avances en los automóviles es que nos hemos acostumbrado a conducir con ayuda. Los sistemas de asistencia al conductor forman parte ya de nuestra experiencia al volante y no queremos renunciar a ellos.

El Volvo XC40 T5 Twin Engine tiene las mismas ventajas en este sentido que las versiones tradicionales. Se puede equipar, entre otras posibilidades, con el sistema Park Assist de asistencia al estacionamiento o el Pack Intellisafe Pro Adaptive Cruise Control, con control de crucero junto a asistentes de mantenimiento y cambio de carril, alerta de tráfico cruzado o mitigación de accidentes, entre otros.

Los coches híbridos enchufables nos proporcionan una conducción segura, económica, ecológica, cómoda y duradera. Y nos la entregan ya. ¿Qué más se les puede pedir?