Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

El coche eléctrico no es solo un coche eléctrico. Y la nueva movilidad no es solo una nueva forma de movernos. Los cambios que se están produciendo en el sector de la automoción, quizás los más importantes desde su invención, responden a los cambios que se están dando en una sociedad más conectada, más digital y más concienciada.

El automóvil eléctrico es la punta de lanza de este cambio de paradigma, por todo lo que es (un vehículo libre de emisiones) pero también todo lo que conlleva (una digitalización de la conducción). Y para comprobarlo, tomaremos de ejemplo la gama eléctrica de Volvo.


El auténtico SUV urbano 100% eléctrico, que viene a revolucionar el sector con sus más de 400 kilómetros de autonomía y una potencia de 408 CV. Para que puedas disfrutar al máximo de la carretera de la forma más sostenible.

El automóvil eléctrico como punta de lanza del cambio de movilidad

Como decimos, hoy en día estamos siendo testigos del mayor cambio en la automoción, y por tanto en la movilidad, en los últimos cien años. La necesidad imperiosa de reducir las emisiones contaminantes y mejorar la calidad del aire en la ciudad nos ha empujado a apostar definitivamente por la electrificación en nuestros vehículos de una u otra manera: eléctricos de batería, híbridos enchufables, autonomía extendida, pila de combustible…

Este progreso en la forma de propulsar nuestro vehículo no se limita únicamente a la motorización que utiliza, sino también a nuestra propia forma de conducir. Buscamos un estilo de conducción más eficiente y sostenible, no solo para ahorrar combustible, sino también como respuesta a nuestra nueva conciencia ecológica.

Los fabricantes no son ajenos a esta nueva conciencia, y responden e incluso se anticipan con modelos de electrificación parcial o completa. Tenemos el ejemplo de Volvo, que tras electrificar su gama con varios modelos híbridos enchufables, ha apostado por los eléctricos de batería con el SUV XC40 Recharge y el futuro crossover C40 Recharge.

Sistemas ADAS como las apps de seguridad de la nueva movilidad

La necesidad de reducir la siniestralidad en las carreteras, ha motivado el cambio en la forma de abordar la seguridad, pasando de un enfoque pasivo (mitigar las consecuencias del accidente) a uno activo (evitar que se produzca). Partiendo de la base de que el 90 % de los siniestros se debe a errores humanos, los nuevos sistemas de seguridad (denominados ADAS) están concebidos como sistemas de ayuda al conductor que nos acercan más que nunca a un estado de conducción semiautónoma.

Por ejemplo Volvo, pionera en sistemas de seguridad pasiva (como el cinturón de seguridad de tres puntos o los airbags de cortinilla), ha querido adelantarse también a la normativa europea que obligará a incluir los ADAS en los nuevos vehículos. Así, Volvo incluye desde hace años sistemas de seguridad asistida con cámaras de visión 360º y sensores que nos avisan (y nos frenan si es necesario) cuando hay riesgo de colisión. Y por supuesto los modelos eléctricos arriba mencionados, el XC40 Recharge y el C40 Recharge también los incluyen.

Como sociedad digitalizada y conectada que somos, demandamos más información y más control sobre los distintos aspectos de nuestro coche. Y también más herramientas y aplicaciones que nos permitan llevar a cabo esa forma de conducción más sostenible, cómoda y segura. Así, nuestra concepción del automóvil pasa de verlo como un aparato meramente mecánico a considerarlo un dispositivo digital.

Apps en nuestro coche para una sociedad digitalizada

Desde luego, esta digitalización del automóvil está revolucionando el habitáculo y los cuadros de mandos, con paneles digitales y sistemas de infoentretenimiento. Las pantallas y controles táctiles suponen lo que los ingenieros llaman Human-Machine Interface (HMI), básicamente, la forma que tenemos de “comunicarnos” con nuestro coche. Su diseño debe ser intuitivo y familiar, pues de ello depende nuestra experiencia de conducción y la seguridad de todos los ocupantes.

Una de las soluciones más eficaces para lograrlo es utilizar estándares de comunicación, interfaces que ya conocemos y que tenemos muy presentes en nuestro día a día. Algunos de estos estándares los encontramos en los smartphones, y de ahí el éxito de sistemas como Android Auto o Apple CarPlay.

Pero ahora se busca una experiencia nativa en el uso de aplicaciones en nuestro coche equivalente a las interacciones que realizamos con el móvil. En esta línea, Volvo ha sido el primer fabricante en asociarse con Google para incluir en sus vehículos un sistema de infoentretenimiento basado en Android. Este sistema llevará integrados apps y servicios propios de Google, siendo el Volvo XC40 Recharge 100% eléctrico el primer modelo en incluirlo. A este le han seguido los volvo XC60, S90, V90 y V90 Cross Country.

Lo mejor de este acuerdo con Google es que, a bordo de nuestro coche, podremos sacar el máximo partido de algunas de las apps que ya conocemos de sobra. Google Maps, a la que tantas veces hemos recurrido para guiarnos a una u otra dirección, está disponible como navegador integrado. Además, los comandos de voz de Google Assistant cobran todo el sentido del mundo al poder manejar aspectos como la temperatura, el dictado de un destino a Maps, la reproducción de música y podcasts o el envío de mensajes sin soltar el volante. Y es que el sistema de Google también incluye la Play Store, por lo que las posibilidades de usar apps en el coche se multiplican.

Apps para el smartphone como extensión de nuestro coche

La interfaz de Google no es la más usada actualmente por casualidad. No en vano, el smartphone nos acompaña a todas partes y se ha convertido en nuestra principal herramienta para realizar toda clase de actividades. También nos permite conectarnos a nuestros aparatos y electrodomésticos, y así poder monitorizarlos y gestionarlos de forma remota, a través del móvil.

El sector de la automoción tampoco ha permanecido ajeno a este fenómeno que hemos venido a llamar Internet de las Cosas o IoT. Si bien antes apenas podíamos conectar nuestro móvil al coche por cable o Bluetooth, ahora podemos hacerlo a través de internet de forma totalmente remota. Así, el smartphone se convierte en una extensión del automóvil para obtener información de éste y realizar ciertas funciones estemos donde estemos. 

Si antes veíamos como Volvo se adelantaba a otras marcas del sector en llevar Google al coche, para acercar el coche al móvil ha desarrollado Volvo On Call, una completa y sofisticada aplicación con la que monitorizar la situación de nuestro vehículo, que en un modelo eléctrico cobra más importancia si cabe: estado de carga de la batería, kilómetros de autonomía, necesidades de mantenimiento… Pero también podremos llevar a cabo otras tareas como encender el climatizador, introducir una ruta en el navegador, compartir nuestro coche con otra persona, etc. El siguiente vídeo resume todo lo que podemos hacer con ella.

Servicios conectados y automatización de tareas

Internet se ha convertido finalmente en nuestra principal fuente de conocimiento. Recurrimos a la red para informarnos y comunicarnos, así como realizar consultas y gestiones, con la ventaja de una disponibilidad 24/7 estemos en el lugar que estemos.

Lo cierto es que nuestro estilo de vida se está digitalizando. Un buen ejemplo de ello ha sido el auge del comercio electrónico, que, aunque acelerado por la pandemia, ya venía creciendo exponencialmente en los últimos años (un 36,7 % a nivel mundial en 2020, según e-Marketer).

Algo similar ha ocurrido en el mundo del motor. Para el mercado de segunda mano, internet es ya el principal escaparate, bien a través de portales bien a través de apps. Incluso para la compra de unidades nuevas, el canal online ha flexibilizado todo el proceso de compra. Ahora, ya podemos elegir nuestro Volvo a través de la web y esperar a que nos lo traigan a la puerta de casa.

Esto también se ha trasladado a otros servicios que, además, se han automatizado en determinados casos. Por ejemplo, en asistencia en carretera, encontramos que Volvo puede ser notificada automáticamente en caso de accidente y localizarnos para enviar a los servicios de emergencia. En tareas de mantenimiento y actualización de sistemas, el Volvo XC40 Recharge ha recibido una actualización del firmware que aumenta la autonomía de su batería en forma de OTA (Over the air), descargada sin intervención del usuario ni necesidad de pisar el taller.

Como vemos, los fabricantes están sabiendo alinearse con las nuevas costumbres de la sociedad digital y ofrecernos vehículos que se adaptan a nuestros gustos y exigencias de conectividad. Los Volvo XC40 Recharge y C40 Recharge son un buen ejemplo de ello.