Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los fabricantes de automóviles y las compañías tecnológicas llevan años trabajando (y negociando) en la integración de los sistemas operativos del teléfono móvil en el vehículo, pero se trata de un combate tecnológico que tiene los días contados. Durante la próxima década, podremos manejar en el vehículo todas (o casi todas) las funcionalidades de nuestro smartphone sin su presencia física.

Volvo vuelve a ser pionero en esta complicada asignatura con la llegada de Android Automotive OS a sus modelos. Será el Volvo XC40 Eléctrico el que inaugure el nuevo capítulo en la conectividad de los vehículos.


El auténtico SUV urbano 100% eléctrico, que viene a revolucionar el sector con sus más de 400 kilómetros de autonomía y una potencia de 408 CV. Para que puedas disfrutar al máximo de la carretera de la forma más sostenible.

No es casualidad que el primer SUV 100% eléctrico de Volvo sea el elegido para recibir la esperada prestación. La movilidad eléctrica está suponiendo un impulso tecnológico que está arrastrando a todas las áreas del automóvil. El todocamino consolida la hoja de ruta del fabricante sueco con la electrificación al ofrecer más de 400 kilómetros de autonomía completamente eléctrica. Constituye una cifra, sin duda, revolucionaría para el sector.

¿Qué es y qué supone Android Automotive OS?

La presencia de Android Automotive OS en el XC40 Eléctrico puro es el último paso para la integración del sistema operativo Android de Google en el vehículo. Una variante del mismo que permite al conductor liberarse de la necesidad de conectar y sincronizar el teléfono móvil.

De este modo, Google aterriza definitivamente en los vehículos. El Volvo XC40 Eléctrico fusionará, gracias a Android Automotive OS, todos los servicios que hasta ahora ofrecían Google y Volvo. Podremos acceder a Google Assistant, Google Maps o Google Play Store, este último para descargar apps de terceros. Todo ello sin perder las prestaciones logradas hasta la fecha con la app Volvo On call.

La última tecnología de conectividad al servicio del coche eléctrico

La nueva herramienta de conectividad completa una experiencia única para los conductores de vehículos eléctricos. Las motorizaciones eléctricas han llevado la conducción a un nuevo nivel gracias a la naturaleza de unos propulsores que ofrecen una respuesta inmediata, exprimiendo el rendimiento sin aumentar el consumo o contaminar.

Android Automotive OS complementará este tipo de conducción con una plataforma de información vinculada a la naturaleza eléctrica de los vehículos. Esto se traduce en un nuevo sistema con todos los detalles de eficiencia, consumo eléctrico y autonomía de nuestro vehículo eléctrico.

La información se verá reforzada con dos de los aspectos que más demanda un conductor eléctrico: la recarga y la salud de su batería de 78 kWh. Con Android Automotive OS podremos conocer, tanto en vivo como en remoto, todo lo que concierne a puntos de recarga. Del mismo modo, permitirá una gestión personalizada de la carga, lo que va en beneficio de la propia autonomía final.

Hacia la conectividad del futuro

La fusión tecnológica de Android Automotive OS conservará, por tanto, todas las ventajas ya presentes en los modelos de Volvo, como la activación remota del climatizador, el bloqueo de puertas, las funciones de la agenda conectada o, incluso, la utilización del propio vehículo como punto de entrega de nuestras compras.

Y es de esperar, dado el caldo de cultivo tecnológico en que se está convirtiendo el coche eléctrico, que pronto se innoven más funcionalidades que nos harán la vida más fácil, tanto para la conducción como en servicios que van más allá de la carretera.

Esta vocación de Volvo se corresponde con las posibilidades reales de Android Automotive OS para evolucionar. Así, el Volvo XC40 Eléctrico será también el primer modelo del fabricante en recibir las actualizaciones de software y firmware vía OTA.

Entretenimiento al servicio de la seguridad vial

Otro de los avances del sistema Android Automotive OS del Volvo XC40 tiene que ver y mucho con la seguridad vial. Llegados a estas alturas de siglo XX, los factores de riesgo en carretera evolucionan de forma pareja a las propias tecnologías.

Cuando parecía que se habían superado viejos factores de riesgo, como la no utilización del cinturón, aparecen nuevos y peligrosos comportamientos que aumentan la siniestralidad. El mejor ejemplo que encontramos estos días es el uso y abuso del móvil al volante. En Volvo, conscientes de esto, llevan años trabajando para que sus sistemas de infoentretenimiento palíen este efecto de las nuevas tecnologías en la conducción.

Sus modelos actuales cuentan con un control de voz capaz de reconocer el habla natural o pantallas con la sensibilidad suficiente para no apartar la vista de la carretera, pero si no hay más remedio que hacerlo, que se haga durante el menor tiempo posible. Android Automotive OS consolida esta tendencia sacando el teléfono móvil, de forma física, de la ecuación. Prepara la antesala de los sistemas de conducción semi-autónomos que cambiarán la visión actual que poseemos del transporte.

El Volvo XC40 Eléctrico estrena la era de la conectividad eléctrica

Todo esto habría sido imposible sin el esfuerzo de los ingenieros de Volvo por combinar seguridad y entretenimiento. Los sistemas de conectividad del actual Volvo XC40 hablan por sí solos. Al ser compatible con Apple CarPlay y Android Auto, se pueden utilizar varias funciones del smartphone desde la pantalla táctil del modelo. También se pueden accionar desde el volante o con los mencionados comandos de voz.

De hecho, este sistema ya permite escribir un mensaje de texto o hacer un mensaje de texto sin necesidad de usar el teléfono. La versión híbrida enchufable, el Volvo XC40 T5 Twin Engine, incluye también prestaciones superiores relacionadas con la genética eléctrica de su motorización y al servicio de la gran versatilidad que ostentan este tipo de motorizaciones que combinan impulso térmico y eléctrico.

Queda patente que los logros del Volvo XC40 con lo que se podría bautizar como conectividad eléctrica no son más que la consolidación de todas las prestaciones hasta ahora conseguidas por Volvo y fusionadas en una única plataforma. Esta quedará, de forma permanente, unida al vehículo.