Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Procurar la igualdad entre hombres y mujeres, también es entender que existen diferencias entre unos y otros. Diferencias en la complexión física, en la posición de sentarse en un vehículo y, por tanto, en la forma en que se deben aplicar las medidas de seguridad. Solo así se puede garantizar el mismo nivel de protección, sin importar el género de los ocupantes.


Un diseño audaz y robusto que logra el equilibrio perfecto con la elegancia de su interior, detalles bonitos y la más avanzada tecnología. Elegido Mejor Coche del Mundo 2018, ¿te lo vas a perder?

En el desarrollo de nuevos sistemas de seguridad, cobra una gran importancia el análisis de datos estadísticos sobre accidentes y otros aspectos. Si queremos ofrecer una seguridad realmente inclusiva, debemos tener en cuenta en las pruebas a las mujeres en la misma medida que a los hombres.

Para explicarlo con detalle, vamos a ir de la mano de Volvo, fabricante pionero en medidas de seguridad y uno de los que más conocimientos atesoran al respecto. Y tomaremos de ejemplo el nuevo Volvo XC60, el vehículo más seguro según el Euro NCAP y que ha sido diseñado pensando en todos los miembros de la familia (y de todo tipo de familia). 

El análisis de datos, motor de nuestro progreso

Ya hemos visto en Xataka que el análisis de datos es uno de los campos de investigación que más se está desarrollando en las últimas décadas. Ha dado lugar a numerosas aplicaciones prácticas en la vida real y a multitud de nuevos perfiles profesionales encargados de gestionarlos. Si estás en etapa de formación o buscando empleo, ya sabrás que perfiles como el de analista de datos o de data sciencist es de los más buscados y mejor pagados por las empresas.

No se trata de ninguna moda pasajera ni burbuja comercial. Decimos que vivimos en la era del conocimiento, pues a día de hoy es este el que limita y permite a la vez nuestro progreso como sociedad y civilización. El elemento mínimo de ese conocimiento es el dato (medido en bytes) y hoy en día constituye el recurso más abundante del universo. Es tal la cantidad de datos que tenemos a nuestro alcance (aquello que hemos dado en llamar Big Data), que hasta hace pocos años no hemos tenido herramientas lo suficientemente potentes para poder procesarlos.

Es ahí donde explota el potencial del análisis de datos, que brinda la oportunidad de seleccionar y transformar datos en información de valor, esto es, “separar el grano de la paja”. Y de entre todas las formas que tenemos de hacerlo, podemos destacar la del Análisis Discriminante, que permite hacer predicciones, reconocimiento de patrones y el tan de moda machine learning. No son pocas las industrias que utilizan el análisis de datos para conseguir información útil para mejorar sus productos; y una de esas industrias es, cómo no, la de la automoción.

Liberar información para el beneficio de todos

Como vemos, los datos son la materia prima de todo este proceso. Cuanto mayor sea la calidad y cantidad de esa materia prima, mejores serán los resultados de nuestros análisis. Así, una fase muy importante -sino fundamental- es la recogida de datos, en donde las empresas deben dedicar mucho tiempo y esfuerzo. Por eso cualquier dato ya recogido toma un doble valor, el que aporta al análisis de datos en sí mismo y el del tiempo ahorrado en volver a recogerlo en sucesivos análisis.

Precisamente un gran ejemplo de ello es la Iniciativa EVA de Volvo, por la cual el fabricante sueco se ha decidido a compartir de forma pública y libre todo su conocimiento adquirido. Se trata de datos de gran valor por su cantidad, pues se trata de información recopilada desde los años 70, y por su calidad, ya que es información real y de primera mano recogida de más de 40.000 coches y 70.000 pasajeros. Gran parte de las innovaciones de Volvo en materia de seguridad han sido posibles gracias a este conocimiento, y ahora se ha puesto a disposición de instituciones, empresas y otros fabricantes para que hagan lo propio con ello.

Cabe decir que EVA son las siglas de Equal Vehicles for All, esto es, Vehículos Iguales para Todos. La iniciativa recibe este nombre porque la información recopilada durante estos más de 40 años sirve para discriminar la investigación entre hombres, mujeres y niños. No es un asunto sin importancia, pues los crash dummies utilizados tradicionalmente en las pruebas de impacto se basan en valores eminentemente masculinos, minimizando la presencia de los menores y sobre todo las mujeres como objetos de estudio. Y en un contexto actual, donde vehículos como el Volvo XC60 están pensados para toda la familia, esta invisibilización de la mujer no tiene sentido.

Cinturón de seguridad, contigo empezó todo

El lanzamiento de la iniciativa EVA tuvo lugar el pasado año, y supuso una bonita e importante efeméride: se cumplían 60 años del actual cinturón de seguridad de tres puntos. El ingeniero de Volvo Nils Bohlin creó en 1959 un diseño que disponía la correa sobre las dos partes más fuertes del cuerpo humano, pecho y pelvis. También utilizaba un sistema de anclaje que permitía abrocharse y ajustarse con enorme sencillez, algo fundamental para que todo el mundo se habituase a usarlo.

Ese mismo año, Volvo ya empezó a incluir el cinturón de tres puntos de serie en algunos de sus modelos. Pero lejos de guardarse  el secreto para ellos, el fabricante sueco liberó la patente para que todos los fabricantes pudieran usarla y adoptarla. Ese gesto de generosidad, al que la Iniciativa EVA parece aludir liberando todos los datos, ha permitido al cinturón de seguridad salvar más de un millón de vidas desde aquel 1959. En 1985 fue declarado como una de las 8 patentes más importantes para la humanidad de los últimos cien años.

El diseño de Bohlin era tan bueno que todos los fabricantes han terminado por adoptarlo prácticamente sin cambios significativos. De hecho, ha inspirado el diseño de otros sistemas de seguridad que también podemos encontrar en el Volvo XC60, como el airbag o los sistemas de retención infantil. Además, gracias a los datos recogidos por Volvo y recopilados ahora en la Iniciativa EVA, el fabricante ha podido discriminar en sus investigaciones entre adultos y niños, logrando importantes innovaciones de seguridad infantil. Pero también entre hombres y mujeres, pudiendo estudiar la eficacia y los efectos del circurón de seguridad en mujeres menos corpulentas o en estado de embarazo.

Análisis discriminatorio para la igualdad en la seguridad

Este enfoque discriminatorio entre hombres y mujeres no carece de importancia. Los datos de Volvo revelan que estas últimas tienen más probabilidades de sufrir determinados daños en un accidente de tráfico. Por sus diferencias anatómicas y su menor fuerza corporal, son más propensas a sufrir latigazos cervicales o lesiones en el tórax, y tienen necesidades de protección específicas. Por ejemplo, al tener menor estatura media que los hombres, colocan el asiento más bajo y más cerca del volante, con lo que un airbag común puede perder eficacia.

Por ello, Volvo ha venido utilizando modelos informáticos que han permitido simular accidentes discriminando entre géneros, como crash dummies virtuales con características femeninas. Así, el fabricante sueco ha podido desarrollar sistemas de seguridad más universales, que puedan proteger a todos por igual sin importar su género, estatura o edad. Algunos ejemplos son el Whiplash Protection System (WHIPS), un diseño de asiento y reposacabezas que salvaguarda por igual de traumatismos cervicales a hombres y mujeres.  O el Side Impact Protection System (SIPS), un conjunto de sensores y airbags laterales que protegen sin importar la altura del usuario y que, además, es totalmente compatible con los sistemas de retención infantil.

Todos estos sistemas están disponibles en el Volvo XC60, junto con las tecnologías ADAS. Incluso podemos contar con la Red Key, que limita la velocidad del vehículo y posibilita compartirlo con los miembros de la familia más jóvenes (y según las estadísticas, más propensos a sufrir accidentes). Son solo algunas herramientas desarrolladas con el análisis discriminado de datos, con el objetivo de ofrecer soluciones globales a necesidades específicas de seguridad de cada tipo de usuario.