Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona.

+info

El automóvil está redefiniendo su identidad y sus funcionalidades más allá de los límites físicos del salpicadero. Estamos cerca, muy cerca, de poder hablar de una relación entre coches inteligentes y humanos. Para saber cómo será esa relación, solo tenemos que conocer qué tecnologías son capaces ya de modificar la experiencia al volante, y aquí Volvo hace de avanzadilla con sus modelos nacidos en la antesala del coche autónomo.


Safety In Mind es la nueva era de seguridad en Volvo. El nuevo EX90 incluye unas prestaciones de seguridad sin precedentes en la marca. Descubre cómo funciona su sistema lidar y un conjunto de sensores que no solo te protegen del exterior, también son capaces de conocer tu estado físico y emocional, y velar por el bienestar de los que más quieres.

Más que coches (en el sentido más clásico del término), la descarga tecnológica que están recibiendo los vehículos nos invita a reconocerlos como algo más. El itinerario hasta conseguir la conducción autónoma plena ayuda a visualizar, en parte, esa nueva relación entre coche y humano.

Sin embargo, esta es solo una cara de una realidad poliédrica, puesto que el coche conectado, inteligente y capaz de gestionar por nosotros cantidades masivas de datos puede ofrecer hoy prestaciones revolucionarias. En cuanto a seguridad por ejemplo, es capaz de interpretar los signos de agotamiento y cansancio en los conductores; pero también en cuanto a proveedores de servicios en carretera. Los vehículos evolucionan hacia un nuevo ámbito que va más allá de desplazarse de un punto A a un punto B.

No es solo la electrificación: la industria se vuelca con la experiencia inteligente al volante

Este último se ha convertido en uno de los pilares de la innovación en la industria. No en vano, la consultora tecnológica Tractica prevé que el sector de la automoción se gaste en nuevos desarrollos de hardware, software y servicios relacionados con la IA unos 26.500 millones de dólares en 2025, es decir, 20 veces más que lo que se dedicaba en 2017.

Algunos fabricantes de coches venden esta revolución multiplicando las pantallas físicas en los habitáculos (y punto), al igual que entendían la electrificación como la integración de motorizaciones híbridas enchufables en SUVs. Sin una hoja de ruta consistente basada en la electrificación real, esto se ha demostrado más como un parche que obedece a una moda efímera y que poco beneficia a los conductores y a la movilidad.

La digitalización impuesta va, en muchos casos, en detrimento de la seguridad. Se constata a base de salpicaderos sobrecargados con botoneras interminables o, en el otro extremo, trasladando todos los controles físicos a pantallas minúsculas e interfaces enrevesadas. Lo cierto es que la inversión de la que hablamos trasciende más allá de la mera digitalización del salpicadero.

Volvo EX90

En ese sentido, Volvo va a aprovechar el lanzamiento del nuevo Volvo EX90 para escalar un peldaño en innovación. Lo va a hacer con su estrategia sempiterna, la de que cualquier elemento del vehículo esté diseñado en pos de una mayor protección. De ahí más reciente leitmotiv, Safety In Mind.

El heredero natural y 100% eléctrico, el nuevo Volvo XC90, va a materializar varias de las nuevas tecnologías que nos invitan a pensar en el vehículo como alguien, y no como algo. Las prestaciones inteligentes comienzan, como no podría ser de otro modo en el caso de Volvo, por la seguridad.

Sensores capaces de detectar el vuelo de una mosca

LiDAR

Como hemos mencionado, Volvo lleva ya décadas tratando de solventar la principal causa de todo siniestro: el factor humano. Nueve de cada diez accidentes se deben a nuestra falibilidad. Los suecos no están esperando a que el coche autónomo solvente esta papeleta.

Desde el desarrollo de las denominadas tecnologías C2C y C2I, han demostrado con hechos que los vehículos actuales pueden incorporar sistemas de asistencia capaces de prevenir accidentes. Hoy los conocemos como ADAS. En ese sentido, el Nuevo Volvo EX90 montará los avances cualitativos y naturales de los ADAS. El SUV sacará partido y explotará nuevas funcionalidades de seguridad a su sensórica.

ADAS y coche autónomo

Consiste, como ya se avanzó, en 5 radares, 8 cámaras, 16 sensores ultrasónicos y un LiDAR. El último se encarga de trazar un mapa 3D de todo lo que nos rodea en tiempo real, de manera que los sistemas de asistencia reciben una información más detallada de los posibles eventos y riesgos. Además, los sensores cooperan como sistemas redundantes, es decir, como un equipo al servicio de esa interpretación del entorno y, sobre todo, de la prevención vial.

El EX90 también observa lo que ocurre dentro del habitáculo. Cámaras y sensores que trabajan a escala submilimétrica pueden detectar e interpretar posibles signos de alarma en el estado físico y psicológico del conductor, o los imperdonables olvidos y «olvidos» de bebés, niños y mascotas en el interior.

Las ventajas de una interfaz minimalista

Salpicadero Volvo EX90

La recolección de información y su procesamiento para otorgar la asistencia y respuestas precisas al conductor consistía en un procedimiento oculto… hasta ahora.

Volvo se ha esmerado en esta asignatura para cerrar el círculo de comunicación entre humano y vehículo. De este modo, el nuevo Volvo EX90 ofrece una nueva interfaz que mejora la transmisión de información hacia el conductor. Presenta una visualización tan sencilla, como eficaz, para entender la marcha y el entorno por el que se circula.

Lo hace a través de dos pantallas: la primera corresponde al propio panel de instrumentos, mientras que un dispositivo táctil vertical se hace con todo el protagonismo de la consola central. Ambas contagiadas por el conocido minimalismo que caracteriza la genética del fabricante sueco y que gobierna el salpicadero del nuevo EX90.

Dos pantallas, un único objetivo en mente

Pero más relevante que su apariencia son las funcionalidades que proveen. La interfaz se ha desarrollado pensando en la eficacia comunicativa. Como apuntan desde Volvo, en dar la información precisa, en el lugar y el momento adecuado.

De ahí que se hayan higienizado y simplificado la navegación en la pantalla central siguiendo el mantra Safety In Mind. Huyendo de los clásicos menús y directorios, el panel principal muestra de forma clara, precisa y en un solo vistazo las funciones básicas relacionadas con la conducción y el infoentretenimiento.

Estas apuntan a dividirse en zonas fijas (como si de una botonera clásica se tratase) y una barra inferior con iconos que varían en función de cada situación o contexto. Por ejemplo, si el coche está cargando, aparece de forma predeterminada el botón de acceso a las opciones de recarga. Si, en otro escenario, estamos estacionando, saltan a la vista los botones virtuales encargados de la asistencia al aparcamiento.

De este modo, el sistema se adelanta a nuestras necesidades. Lo relevante de estas dinámicas es cómo Volvo ha conseguido dar con un entorno que honre las garantías que otorgan los botones físicos y, al mismo tiempo, priorice la seguridad sin sacrificar la sofisticación. Como guinda, Volvo trabaja para pronto poder ofrecer una interfaz basada en nuestros patrones de uso.

Cómo trasladar la carretera al panel de instrumentos (y viceversa)

Panel instrumentos EX90

El panel de instrumentos digital del nuevo Volvo EX90 presenta una experiencia tan atractiva como la de la pantalla central. La meta ha sido transmitir al conductor, no solo lo que ocurre en la carretera, sino también ayudarle a entender el grado de asistencia e implicación del vehículo en la conducción. Afianza la comunicación en esa nueva relación vehículo-humano de la que hablamos.

De este modo, nos brinda una representación de la posición del coche en carretera como si del clásico videojuego ‘Out Run‘ se tratase, pero bajo un tono escandinavo y sobrio. Salvando las distancias, Volvo se centra no en la parte lúdica, sino en los detalles gráficos mínimos que tienen que ver con la conducción y la seguridad.

Como se puede comprobar, lo que ya propone en el Nuevo Volvo EX90 es una experiencia de conducción fresca que conjuga cierta pasión por la conducción y seguridad. Las innovaciones que adelanta, comenzando por su interfaz, despejan bastante dudas a aquellos escépticos que pensaban que ambos conceptos estarían siempre reñidos.